Bruno Cavalieri Ducati

De las patentes de radio a las motocicletas

Cuando Adriano, Bruno y Marcello Cavalieri Ducati fundaron su "Società Scientifica Radio Brevetti Ducati" en Bolonia en julio de 1926, su edad total ni siquiera llegaba a los cincuenta años. Y probablemente ni siquiera imaginaron que su pequeña empresa de equipos de radio sería destinada a convertirse en una de las marcas de motos más reconocidas del mundo.

De hecho, al principio las cosas habían tomado una dirección diferente.

En 1922, Adriano Ducati , un estudiante de física de diecinueve años, dirigía una serie de experimentos sobre una nueva ciencia centrada en la transmisión por radio y sus aplicaciones prácticas. El 15 de enero de 1924 consiguió, con el equipo que él mismo confeccionó, ponerse en contacto por radio con los Estados Unidos desde su casa de Bolonia: una hazaña bastante notable para la época.

Esto marcó el comienzo del viaje de Ducati.

A la producción de condensadores y componentes electrónicos siguió en los años siguientes el establecimiento de un gran departamento de investigación en apoyo de los sectores de la electrónica, la óptica y la mecánica, que condujo a la producción de cámaras, lentes, cajas registradoras y maquinillas de afeitar eléctricas.

Mientras Adriano era la mente técnica y científica de la empresa, Bruno era su Director de Administración y Finanzas.

El 7 de mayo de 1934, durante la “I Conferencia de técnicos de radio italianos” celebrada en Bolonia, Guglielmo Marconi visitó la “Società Scientifica Radio Brevetti Ducati” en su sede de Viale Guidotti 51: fue un día memorable para los hermanos Ducati. Después de más de dos horas, antes de abandonar el local, Marconi entregó a sus anfitriones una fotografía firmada, que aún se conserva en la actualidad.

En 1935, dado el rápido crecimiento de la empresa, se adquirió una parcela de 120.000 m2 en Borgo Panigale, en las afueras del noreste de Bolonia. El 1 de junio de ese año, ante las autoridades de la ciudad, se colocó la primera piedra de la actual fábrica ubicada en Via Cavalieri Ducati 3, que fue diseñada por el propio Bruno Cavalieri Ducati.

Por su logro, en 1939 Bruno fue nombrado “Cavaliere del Lavoro”.

El día después del armisticio, el 9 de septiembre de 1943 a las 9 de la mañana, 20 tanques alemanes se detuvieron ante la planta de Ducati en Borgo Panigale mientras soldados con ametralladoras rodeaban la zona. Una tragedia aparentemente interminable estaba a punto de comenzar para los hermanos Ducati y su compañía. Allí mismo, ante una fábrica de 30.000m2 con 6.000 empleados y 4.000 máquinas, el Alto Mando alemán dio la orden de trasladar todo, hombres y máquinas por igual, a Alemania. Sin más ayuda que la valentía de sus trabajadores, por la noche los hermanos Ducati lograron trasladar muchas máquinas y parte de la materia prima a lugares secretos utilizando camiones, carruajes y de forma manual, poniendo en gran peligro sus propias vidas. Estos esfuerzos no dieron resultado: el 12 de octubre de 1944, escuadrones de bombarderos aliados derribaron la planta.

Los intentos de reconstruir la empresa se vieron obstaculizados después de la guerra por graves problemas económicos: el 1 de diciembre de 1947, la “Società Scientifica Radio Brevetti Ducati” se declaró en quiebra. Hasta 1948, año en el que la empresa fue comprada por FIM (Fondo Industrie Meccaniche) e IMI (Istituto Mobiliare Italiano), Bruno Cavalieri Ducati ocupó el cargo de Director de Administración y Finanzas. Después de esa fecha, toda la estaca pasó a manos del Estado.

Mientras tanto, justo después de la guerra, se inició un gran proceso de reconstrucción: el alcalde de Bolonia, Giuseppe Dozza, entregó a los hermanos Ducati 12 camiones que había recibido de las fuerzas aliadas para limpiar la zona bombardeada de los escombros.

Ha llegado el momento de buscar nuevas soluciones mediante la diversificación de la producción.

En 1946 salió el Cucciolo de Borgo Panigale; el primer motor fabricado por Ducati fue el antepasado de toda la producción que siguió. El Cucciolo fue un producto innovador para la industria de la motocicleta de la época: nadie antes había tenido la brillante idea de combinar una bicicleta y un motor. Estaba claro que las difíciles condiciones económicas de la posguerra habrían impedido que la mayoría de la gente pudiera pagar vehículos más caros, no solo por el precio sino también porque encontrar combustible era bastante difícil: de ahí la necesidad de garantizar un kilometraje muy alto. Esto solo podría lograrse con un motor pequeño de cuatro tiempos, adecuado para adaptarse a varios tipos de combustible gracias a una baja relación de compresión (en comparación con sus competidores, el Cucciolo era más potente y tenía un kilometraje increíble: 100 km con un litro de combustible). combustible en condiciones ideales).

Este modelo tuvo tanto éxito que este producto se convirtió en la piedra angular de la recuperación de la empresa.

La época del motociclismo de Ducati estaba amaneciendo: su éxito es ahora parte de la historia.

En 1998 Bruno Cavalieri Ducati fue nombrado presidente honorario de Ducati Motor Holding S.p.A. Unos meses antes de morir, el 30 de marzo de 2001, idealmente escribió una carta a los ex empleados de Ducati desde la década de 1930, la verdadera edad de oro para la empresa con sede en Bolonia. En verdad, el mensaje estaba destinado a todos aquellos que habían contribuido al éxito de Ducati a lo largo de su larga historia.

Hoy nos ha dejado Bruno y esa carta es casi su legado espiritual, una advertencia para que todos sigamos con valentía y pasión el camino que otros hicieron hace muchos años.

Suscripción al boletín informativo

Introducir tu dirección de correo electrónico para estar siempre actualizado sobre las novedades y las promociones Ducati.

Puedes completar tu suscripción y crear tu perfil en Ducati.com en cualquier momento para recibir comunicaciones personalizadas y acceder a todas las funciones.

Autorizo el tratamiento sobre la privacidad
Introduce un correo electrónico válido